Earn money by answering our surveys

Register now!

Así es como estos 3 artistas alimentaron su creatividad

Earn up to 50€ by participating in one of our paid market research.

Register now!

Los procesos tanto de creación como de innovación son misteriosos. Si bien los procesos (Design Thinking, por ejemplo) intentan canalizar y promover la innovación, es el campo en el que la creación es central: el Art.
El acto de la creación, esta misteriosa génesis de la idea, siempre me ha fascinado. Como expliqué en un artículo publicado este año, creo firmemente que el acto original de la creación es del hombre; esta capacidad de innovar más allá de los caminos ya transitados es, sin duda, incluso propia de la naturaleza humana. ¿No somos pues la única especie en la tierra que decora y embellece sus herramientas?

La inteligencia humana es única porque puede crear conexiones espontáneas entre elementos almacenados en nuestra memoria. También es necesario poder estimular la mente y estar expuesto a los estímulos precursores de la creación.

En un viaje a Copenhague, tuve la oportunidad de visitar la exposición dedicada a Pierre Bonnard en la Glyptothek (el Museo Carlsberg). Una fotografía tomada en 1955 por el fotógrafo Alexander Liberman en el estudio del pintor ilustra este proceso creativo. Vemos reproducciones de obras de Picasso, Seurat, Monet o Vermeer, pero también postales navideñas, algunas de las cuales, con palmeras en primer plano, recuerdan algunas de las creaciones de Bonnard. Más incongruente es también un mapa de Cannes y muestras de papel, prueba de que la creatividad proviene del choque entre elementos de memoria aparentemente separados.

mur de l'atelier de Pierre Bonnard

Una pared en el estudio de Pierre Bonnard fotografiada en 1955 (8 años después de la muerte del pintor) por Alexander Liberman

Esta fotografía me recordó a la pared del estudio de André Breton, un fascinante testimonio material de la inspiración del inventor del surrealismo. Este «muro» fue reconstruido en el Museo Pompidou después de la muerte de Breton y, como en el caso de Bonnard ( aunque a mayor escala), es un cúmulo de objetos significativos de los que luego surgirá la chispa de la innovación.

Le "mur" de l'atelier d'André Breton visible au Centre Pompidou

El «muro» del estudio de André Breton (reconstituido en el Centro Pompidou de París) es una acumulación de objetos heterogéneos que han ejercido un fascinante poder de innovación sobre el creador del movimiento surrealista.

En otro estilo, el taller de Francis Bacon tampoco está mal. Fue descrito en el periódico Libération como un “desorden total (que contiene) cientos de fotografías de operaciones quirúrgicas, hombres desnudos y carne cruda, y en las cuales Bacon se inspiró para sus pinturas”. Las fotos del taller de Francis Bacon revelan el caos que algunas personas necesitan para ver emerger su creatividad.

L'atelier de Francis Bacon

Taller de Francis Bacon recreado en la Hugh Lane Gallery de Dublín.
Créditos de imagen (creative common): Flickr / R. K.

¿Cuáles son tus recetas para estimular tu creatividad? Si buscas algunas, observa las mías: puede que te inspiren.

Etiquetas:

Author: Pierre-Nicolas Schwab

Pierre-Nicolas es doctor en marketing y dirige la agencia de estudios de mercado IntoTheMinds. Sus principales campos de interés son BigData, comercio electrónico, comercio local, HoReCa y logística. También es investigador de marketing en la Universidad Libre de Bruselas y ejerce de entrenador y formador para varias organizaciones e instituciones públicas. Se puede contactar con él por correo electrónico o Linkedin.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *